Destacada participación de supervisora de MLP en importante seminario minero

Con 9 años de experiencia en el grupo AMSA, Milka Casanegra, Ingeniera Civil de Minas, tiene
mucho que decir y aportar desde su rol profesional, aunque sobre todo como representante del
género femenino en la industria, razón por la que fue convocada a participar en el reciente
congreso Mininn Summit 2019.
Milka preside la Red de Ingenieras de Mina, una fundación sin fines de lucro que agrupa a estas
profesionales a nivel nacional y estuvo dentro del panel Mujeres y Minería del encuentro,
específicamente para reflexionar y abordar los desafíos que mejoren la participación femenina
dentro del proceso de transformación digital que se desarrolla en nuestro país, denominado el Rol
de la mujer en la Industria 4.0.
“La mujer en la industria es un número finito, aunque hoy muchas empresas y compañías están
aplicando esta estrategia de inclusión y diversidad, donde necesitan y se requiere la captura de más
talento femenino para estas compañías. Entonces tenemos desafíos de mediano y largo plazo.
Necesitamos ir a los colegios para poder quitar los sesgos de género que tienen las generaciones
más jóvenes con respecto a las profesiones que históricamente han sido masculinizadas por la
sociedad y sus familias”, señaló en el Centro Cultural Gabriela Mistral, en Santiago.
Milka Casanegra desde hace cinco años pertenece a MLP, tres años como geomecánica de
operaciones y dos como Ingeniera de tronadura QAQC en la gerencia Mina, estuvo cuatro años en
el grupo AMSA, en Santiago y en el distrito Centinela. Con su experiencia, tiene la claridad para
señalar acciones precisas para generar el cambio cultural, más allá del ámbito minero, para seguir
avanzando. “Algunos todavía creen que la minería es con picota y dinamita, pero ya no es así. Hay
muchos avances tecnológicos y de innovación donde no se requiere fuerza bruta para poder hacer
una actividad dentro de la industria. Con las nuevas tecnologías en transformación digital, se
pueden centralizar muchas actividades en las ciudades, para que se pueda compatibilizar la vida
laboral y la vida familiar, tanto para hombres y mujeres”.
Milka formula esta reflexión especialmente porque hace unos años estuvo dedicada al cuidado de
su padre y, a pesar de las complejidades, pudo seguir desarrollando su profesión, y le sirvió para
comprender a las mujeres divididas entre el trabajo y el hogar, donde hay tareas pendientes que se
pueden abordar en esta era digital.

“Es difícil sobre todo porque gran parte del peso de la crianza de los hijos lo llevan las mujeres.
pero aquí hay que relevar que tanto hombres como mujeres tienen la opción de trabajar en minería
en turnos, y ver las ventajas y desventajas. Muchas mujeres que deciden trabajar en faena en
estos sistemas tienen una gran red de apoyo en sus hogares, que les ayuda también en la crianza
de los hijos, pero la tendencia es que se están centralizando muchas actividades en las ciudades y
comunas cerca de las faenas. Entonces ahí se puede compatibilizar de mejor forma que hombres y
mujeres puedan participar en la co-crianza de la familia y poder compatibilizar la vida familiar con la
vida laboral, y hacer desarrollo de carrera, y se pueden hacer las dos cosas. En mi caso hasta el
año pasado estuve muy envuelta en el cuidado de mi papá y lograba compatibilizar este tema
familiar con mi trabajo. O sea, se puede”, señaló.
Dentro de su participación en el panel, expresó que debe haber una apertura más amplia sobre qué
es la minería dentro de Chile, cómo aporta a la economía y al PIB (Producto Interno Bruto),
comprender que “Chile es un país minero y eso tenemos que relevarlo y el talento está tanto en
hombres como en las mujeres. El aporte que da la mujer en la organización en los equipos de
trabajo es clave. Genera valor agregado hacia los negocios y en las decisiones que se tienen que
tomar dentro de las empresas, los equipos de trabajo, en temas de seguridad, las mujeres tienen
un mayor foco, empatía y estos equipos diversos, conformados por hombres y mujeres, tienen un
alto plus”.
Minnin Summit es un congreso que se realiza cada dos años, con un enfoque de innovación y
tecnología en el rubro minero.  Milka Casanegra, fue protagonista de uno de los conversatorios que
fueron destacados dentro del encuentro que logró reunir a unos dos mil asistentes, a través de
diversas actividades contempladas en el programa como work shops, feria, charlas maestras y foro
paneles.